Mater Christi, Meditaciones Diarias | por Emilio Castrillón Hernández

  • Meditación del día:

Buenos días.

En cierto momento leí una frase de Confucio que no entendí; le di muchas vueltas y finalmente no sé si comprendo todo su alcance.
Dice: "No rectificar un error cometido es cometer otro error".
Rectificar un ERROR exige en principio reconocerlo, lo que desgraciadamente no es lo más común, pues no parece que se cuide mucho la propia CONCIENCIA, como para que se tenga claridad suficiente para reconocer los errores que se pueden cometer.

Las personas solemos tener resortes para intentar justificar todos los comportamientos, de forma que aunque se llegue a atisbar una equivocación, enseguida aparecerá la justificación que no invita a rectificar, sino a todo lo contrario.
Y aquí llega el segundo ERROR, que asegura Confucio que se comete.
Este segundo ERROR, que consolida el primero, resulta ser peor o más grave, porque la persona, en adelante, no se apeará fácilmente de esos criterios que le llevaron a errar primero y a afianzarse en el error después.

Una vez más hay que hacer una llamada a la SENCILLEZ DE VIDA, a tener una CONCIENCIA bien formada y a NO TENER MIEDO a equivocarse, pues el ERROR es algo que entra en la lógica del ser humano, y, cuando se comete no debe tener mayor trascendencia, porque se reconoce, se acepta y se rectifica lo antes posible.

Ser HUMILDE al estilo que proponía Santa Teresa, lleva a vivir en la VERDAD, que es el mejor faro con el que conducir la propia existencia.
Recemos ya por los Hermanos en sus necesidades. AMÉN.

Emilio Castrillón
MATER CHRISTI
Madrid - España



Meditaciones de Enero | 2017

Por Categorías




En breve podrá acceder desde aquí a las meditaciones diarias de Emilio Castrillón Hernández organizadas por categorías:

Ángeles, Consejos Evangélicos, Defectos, Festividades, Frases y Citas, Liturgia, Mandamientos, Meditación, Oraciones, Pecados, Sacramentos, Santa Misa, Santísima Trinidad, Santo Rosario, Santos y Beatos, Santos Padres, Tiempos Litúrgicos, Vida Diaria, Virgen María, Virtudes, V. Cardinales y V. Teologales.